lunes, 9 de abril de 2012

FRIKECES: LOS PILARES DE LA TIERRA (RESEÑA)

     Vengo hoy a hablaros de un juego basado en la novela favorita de medio mundo: "los Pilares de la Tierra" Se trata de un juego de mesa de 2 a 4 jugadores (ampliable a 5 o 6 con la expansión). Cada jugador tomará el papel de un maestro artesano que tiene una cuadrilla de trabajadores a su servicio. Dichos maestros deberán construir la maravillosa catedral Kingsbridge. El avance de la construcción de la catedral marcará los turnos de juego, seis, a saber: Nave Central, Crucero Lateral, Abside, Torre Izquierda, Torre Derecha y Techo. Una vez que está se alce orgullosa en el centro del tablero, el juego terminará. Pero -¿quién gana?- El objetivo del juego será adquirir puntos de victoria en cada turno, pero ya os explicaré más adelante el cómo y el cuando. Al final del juego, una vez construida la catedral, se declarará vencedor a aquel que más puntos de victoria obtenga.

Portada del Juego

      El tablero lo conforman lugares conocidos para todo aquel que hay leído el libro. (El castillo, el priorato, etc...) Un marcador de puntos de victoria , de turnos y de dinero. Cada jugador parte con 3 cartas de artesano básicos (estos convertirán la materia prima en puntos de victoria) y una serie de figurillas que simulan trabajadores. (además de un dinero base) Al principio de cada turno se pondrán cartas de materia prima, en ellas se nos indican el numero de trabajadores que necesitamos para obtener cierto número de materia prima.(Ej: 5 trabajadores nos dan 2 piezas de madera), así como artesanos más eficientes. (Artesanos que con menos materia prima obtienen más puntos de victoria).

   A partir del jugador de inicio (y siguiendo en sentido de las agujas de reloj) cada jugador coge una carta, si es de materia prima coloca el número de figurillas en el lugar correspondiente, (madera-bosque, grava-gravera, piedra-cantera...) o compra un artesano más eficiente (desciende su indicador de dinero) Esto se hace sucesivamente hasta que nadie tenga trabajadores. (Se pueden dejar los trabajadores sobrantes en la fabrica de talasy se obtienen monedas de oro, una por trabajador).

   Después de esta fase, el jugador inicial va sacando de una bolsa los maestros artesanos (cada jugador tiene 3) que nos servirán para obtener ciertos beneficios. El primero en salir deberá pagar 7 monedas de oro si quiere tomar la iniciativa, sino se quedará ahí hasta que le vuelva a tocar, el siguiente 6, luego 5 y así sucesivamente hasta que no haya que pagar por jugar. En ese momento, se dejan de sacar figuras de la bolsa y continúan por orden de turno los que no hayan pagado, finalmente se sacan los que quedan en la bolsa.


Detalle de la Catedral.


         Los lugares dónde se pueden colocar son los siguientes:

  • Oficina del Arzobispo: Permite librarnos de los efectos de ciertas cartas de evento (tanto positivas como negativas) o nos permite coger una materia prima del mercado
  • Kingsbridge: aquí se colocan dos cartas de privilegio, que nos darán privilegios. En muchas de ellas encontraremos personajes del libro que nos ayudarán: Tom, Jack...
  •  El Prior de Kingsbridge: Da 2 (al primero en poner) y 1 (al segundo) punto de victoria.
  • Corte del Rey: Se tira el dado y esos serán los impuestos que se deberán pagar en oro esa ronda. Si se coloca un maestro ahí se evita pagar y además el primero que coloca un maestro ahí recibe metal como materia prima. (el metal es muy codiciado en este juego)
  •  Zona de Contratación: Aquí se contrata a artesanos más eficientes. Hay dos para elegir.
  • Castillo: Quien coloque aquí su maestro recibirá 2 trabajadores más para el siguiente turno.
  •  Mercado: En el mercado hay 4 recursos de cada tipo para ser comprados o vendidos. Además hay un espacio para vender los cubos de metal, pero no pueden ser comprados 
  •  Jugador inicial: Quien haya colocado ahí será el próximo jugador inicial, y que tendrá una pequeña ventaja sobre el resto.(Empieza poniendo, y además tiene la posibilidad, una vez por turno, de volver a meter en la bolsa un maestro artesano que el quiera)
       Una vez colocados, siguiendo la numeración que viene en el tablero se irán resolviendo las acciones de cada sitio (coger cartas, obtener beneficios etc...) Finalmente, cambiaremos las materias primas por puntos o dinero, (los artesanos también producen dinero) colocamos una nueva pieza de la catedral y pasamos al siguiente turno.

Abajo el marcador de dinero (marco) sobre este el marcador de turno
 en forma de media esfera.
El tablero esta enmarcado por el marcador de puntos de victoria. En el centro, la catedral,
 debajo de ella la Gravera, la Cantera y el Bosque. A ambos lados las cartas de artesano y de privilegios.
 En una esquina las carta de evento.
Encima de la catedral, el mercado y en la esquina más cercana, el Castillo.
Si jugamos la expansión, el tablero será algo más grande y habrá nuevos sitios para colocar los trabajadores (Las cruzadas) que nos otorgarán varios puntos de victoria. Además habrá nuevos sitios para los maestros Artesanos (Recaudador de impuestos-no solo no pagamos los impuestos, sino que encima recibimos dinero, Exportación- Un lugar parecido al mercado pero con mejores condiciones de venta...)
       Los pilares de la tierra es un juego muy sencillo en su mecánica, aunque de entrada pueda parecer lo contrario. Es ideal para los "no jugones" porque una vez que se ve una ronda, se entiende perfectamente la mecánica del juego. Además no se va mucho de tiempo. (A seis jugadores, la partida se dispara un poco de  tiempo y si los jugadores no son dinámicos puede aparecer cierto Down Time). Un problema (al menos para mi tipo de juegos) es que no hay interacción entre jugadores, no podremos "atacar" o dificultar mucho las acciones de nuestros rivales. (en el Catán, por ejemplo, podemos negarnos a dar materias primas a nuestros adversarios) Si bien es cierto, podremos tomar la iniciativa pagando para ser los primeros de una ronda o si un rival coge un tipo de materia prima, quitársela antes. (Siempre y cuándo podamos hacer algo con ella)  Pero poco más. Personalmente me gustan más los juegos con piques sanos, diplomacia, ataques, ... Siempre con buen rollo, por supuesto. Pero en los pilares de la tierra cada uno irá a lo suyo sin intervenir en las acciones de los demás. Esto es algo, que en mi opinión, lastra el juego. Pero imagino que hay personas que prefieren este tipo de juegos de recursos en los que su gestión y sólo su gestión determinará el resultado de la partida. Es cuestión de gustos. El juego tiene azar, pero está muy controlado, y se compensa. (En la expansión el primero en poner un maestro artesano, será el que pone el último, el segundo pondrá el penúltimo y así sucesivamente...)
Detalles del contenido de la Expansión.

       Otra cosa que no me termina de gustar, es que el último turno es DETERMINANTE, se manejan muchos puntos de victoria y alguien que haya estado rezagado toda la partida puede eregirse vencedor. Esta circunstancia hace que los jugadores que aborden el juego por primera vez se sientan defraudados al ver a un "veterano" ganando en la última ronda. Hay que guardar dinero y saber escoger buenos artesanos para la última ronda si no queremos perder en el último aliento del juego.


     Lo Mejor:
  • Los constantes guiños a la obra de Follet
  • Sencillo, rápido y para todos los públicos
  • Azar controlado
     Lo Peor:
  • A 6 jugadores puede surgir el temido Down Time
  • Último turno muy determinante.
  • Falta de interacción entre jugadores
    Resumiendo, gran juego, ideal para esos días que tengáis invitados y queráis echar un ratillo sin complicaros mucho la vida con reglas y juegos de larga duración. Tres darth taters y medio.


2 comentarios:

  1. Les podras sacar una foto a cada tarjeta?

    ResponderEliminar
  2. Les recomiendo http://goo.gl/K5wVsb pueden encontrar el libro completo en pdf y epub

    ResponderEliminar